¿Quiere que contactemos con usted?

Déjenos su número de teléfono y correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

He leído y acepto la política de privacidad.

Sobrecarga de gemelos y mala pisada

La sobrecarga de los gemelos es habitual en deportistas y en pacientes de edades medias, sobre todo hombres. Una mala pisada es determinante para que éste tipo de lesiones se produzcan. El dolor de los gemelos suele aparecer a nivel de la masa muscular, aunque dolores de la parte posterior del talón también están asociados a la sobrecarga de los gemelos.
 
Siempre que se produce dolor en las zonas que indican las imágenes, debe pensarse en que el pie está ejerciendo una mala influencia sobre éste dolor. Si además añadimos un mal protocolo de estiramientos después del deporte, el resultado es un dolor punzante y que empeora cuándo se está en frío o cuándo se lleva un rato practicando deporte.
 
Pero ¿Qué ocurre para que se sobrecarguen los gemelos o duelan los talones? Normalmente cuándo esto ocurre es debido a que la pisada no está equilibrada provocando alteración en el tono musuclar de músculos como en Tibial anterior y posterior, los Peroneos y el flexor corto. Estos músculos tienen como objetivo trabajar en movimiento y cuándo se sobrecargan dejan de trabajar. Por otra parte el gemelo es un músculo que trabaja más en estática y ayuda al movimiento, y cuando se sobrecarga tiende a acortarse (muchas veces hemos escuchado “se me ha subido la bola”) lo que provoca dolor de gemelos y del talón. El desequilibrio se produce por la desactivación de algunos músculos que provocan que los gemelos tengan que trabajar más tiempo para sustituirlos y produciendo la sobrecarga de los mismos.
 
Los pacientes que acuden a consulta por éste motivo suelen ser personas que caminan con los pies muy abiertos y que tienen alteraciones de la marcha en valgo (pronadores) o en varo (supinadores). También existen motivos como esguinces de tobillo mal curados.
 
Para solucionar éste problema es recomendable hacerse un estudio de la pisada y trabajar la activación-relajación de los músculos afectados. Además también se pueden hacer técnicas osteopáticas y de fisioterapia tales como la punción seca.